Logotipo Salamanca 2005

  Conmemoración de los 250 años desde la construcción de la Plaza Mayor de Salamanca, en colaboración con Teo Marcos.     Seleccionado por Emilio Gil para formar parte de la exposición 24x365, Diseño Gráfico para la Comunicación Pública, dentro del ciclo “Valores del Diseño” , y que tuvo lugar en la Sala Juana Mordó de Círculo de Bellas Artes de Madrid.     De la memoria de proyecto:   1º. No creemos en la “creatividad”, creemos en la búsqueda. 2º. Pensamos que todo proceso creativo supone un 90 % de exudación y sólo un 10 % de inspiración.   Y así fuimos seleccionando los diferentes elementos iconográficos que se iban asociando, en nuestra mente, con la idea del proyecto: el azul del fondo de los medallones de la Plaza, que es el azul de los cielos del invierno salmantino y del “cielo de Salamanca” de la Universidad; las estrellas del logotipo de la CEE que, en círculo, nos sugerían una imagen simbólica del paseo de los ciudadanos por el recinto de la Plaza Mayor; el propio perfil geográfico de Europa, que es posible aislar, simbólicamente, del mapa de nuestra ciudad y construir una especie de mapa de Europa, en cuyo centro se situara la figura rectangular de nuestra Plaza Mayor. Y todos ellos dieron lugar a la creación de numerosas imágenes y a la construcción de diferentes logotipos. Tras un largo proceso con las consiguientes presentaciones y consultas con las Instituciones de la ciudad, se llegó a la selección del logotipo que hoy presentamos, cuya identidad se construye sobre tres conceptos básicos, de los cuales, el primero fue constante en todos los diseños realizados: 1º. Que dada la singularidad de la Plaza Mayor de Salamanca, su grandiosidad, su belleza, su carácter de foro universal, ella debía de ser la protagonista del proyecto. 2º. Que los elementos iconográficos básicos que definen nuestra Plaza Mayor son: un espacio de cuatro lados que quiso ser cuadrado y acabó siendo trapezoidal, y las arcadas y arcos, en su doble escala de “puertas” y “soportales”. Pero los arcos se asocian también a los ojos del puente romano, elemento iconográfico base del propio escudo de la ciudad. 3º. Una gama de colores inequívocamente salmantina, que oscilaba entre las tierras naranjas de la piedra, al rojo carmesí de los vítores universitarios, simbología de la sangre de toro, el animal cuya imagen se asocia automáticamente a la de nuestra ciudad y que forma parte también del escudo de Salamanca. El logotipo finalmente seleccionado condensa, en fin, todo lo expuesto: una imagen angular del rectángulo de la Plaza en perspectiva de fuga, los arcos en su doble función de “Puerta” y “Soportal”, y el rojo carmesí de los “vítores”, de la sangre de los toros que se crían en nuestras dehesas. Un logotipo que representará a nuestra ciudad en el 2005, un año que deseamos signifique para Salamanca un éxito similar al 2002 y que, en consecuencia, convierta nuestra ciudad en una verdadera y real Plaza Mayor de Europa.