Casa del Lector, 2006

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez, FGSR, se construye con la conexión del espacio de las tres naves que son objeto del concurso, para lograr la CONFIGURACIÓN DE UN RECINTO GLOBAL, unitario y representativo. Para ello se construye el espacio intersticial, entre las dos naves principales y el espacio de la tercera nave, con una cubierta ligera compuesta por dos capas: la más exterior es una piel de hierro y vidrio que rememora las cubiertas de los invernaderos de la tradición paisajística inglesa, y la interior es un tejido metálico de letras que tamiza y filtra la luz hacia el interior. UN JARDÍN DE LETRAS, UNA NUBE DE PALABRAS, EL CIELO Y EL TECHO PROTECTOR DE LA CASA DEL LECTOR. Nuestro proyecto se plantea desde la voluntad de unir todos estos edificios con este espacio representativo: "un jardín de letras" que se convierta en un filtro de la celebración de todas las actividades de la Fundación, el tránsito, los encuentros y la extensión de todas las condiciones ambientales del exterior. Se acoge al visitante y al lector, desde el primer momento, concediéndole la sensación de sentirse en un espacio público, cultural y libre en el que los objetivos de la Fundación se pueden disfrutar y compartir por todo tipo de personas sin limitación. Este manto se prolonga hacia el norte, desde el espacio intersticial de las dos naves principales hacia la tercera nave sin cubierta, coronándola y ofreciendo la posibilidad de rematar este jardín con un gran espacio vacío, multiuso y de exposiciones, en el que todo es posible y cuyo objetivo es convertirse en la referencia más icónica y pública de la Fundación.