PLAYTIME_Encuentros de Diseño y Educación de la BID 12

Alberto Marcos, Director del Master de Diseño de producto y espacio infantil en el IED de Madrid presentó el día 28 de Noviembre su ponencia "Playtime, Territorios de Juego" describiendo su experiencias en la enseñanza del diseño del espacio y el producto infantil, dentro de los encuentros de enseñanza y diseño de la Tercera Bienal iberoamericana de diseño BID 12 en La Central de Diseño en el Matadero de Madrid.

Cómo ya dijo Lady Allen of Hurtwood, “más vale un brazo roto que un espíritu amoratado.”  

El 19 de Octubre del 2006, a las nueve horas menos nueve minutos, nacía mi primera hija Siena. Después diseñé una cuna, que fue el principio de la marca internacional de mobiliario infantil ninetonine, donde soy director creativo y diseñador ocasional. La mesa Deskhouse, presentada en el Salone Satellite de la Feria del Mueble de Milán en el 2009, se ha convertido en el bestseller de la marca, y se vende en más de veinte países. Las mesas de ninetonine pueden encontrarse en lugares como el Museo Picasso de Málaga o la Alhóndiga de Bilbao. Ese fue el arranque de mi relación con el diseño infantil, y la razón por la que comenzó a interesarme la educación en el diseño relacionado con los niños.

 

El mundo de los niños, territorio fascinante para la creación, se está convirtiendo cada vez más en un campo de experimentación fértil y con grandes posibilidades creativas y de mercado. Espacios que antes sólo pertenecían a los adultos, se pueblan cada vez más de territorios para niños. Tiendas, aeropuertos, restaurantes, salas de espera de clínicas y consultorios, parques y calles se convierten en oportunidades para el diseño infantil.

 

Se mostrarán los trabajos de los alumnos del IED de Madrid tanto en el master intensivo de mobiliario, como en el Product Design Lab y el Master de diseño infantil, (2011-2012).

 

En el Master de Diseño de Producto y Espacio Infantil que dirijo, los alumnos se sumergen en el fascinante mundo de la infancia. El diseño nace de la narración de una historia que desde la memoria de la experiencia particular del espacio habitacional de la infancia, articula el proceso de definición y diseño del mundo infantil. Desde la percepción del color a la historia del juguete, desde la psicología al mundo de la ilustración, atravesando paisajes de creatividad aplicada, cultura del proyecto, mobiliario, iluminación, acústica, materiales y procesos de producción entre otros. Diseñadores, arquitectos y profesionales de la talla de Marre Moerel, Pedro Feduchi o Picado/deBlas, han impartido workshops en los que se han explorado procesos de diseño divergentes. También viajamos a la Feria del mueble de Milán, donde pudimos ver los muebles infantiles de los alumnos Fukuroo del master intensivo de mobiliario –proyecto infantil, en el Salone Satellite, entre los productos de los mejores diseñadores del momento. El proyecto Final de Master fue un case study real para la empresa Baby Deli, que propuso incorporar a su catálogo de propuestas, una colección propia de juguetes acorde a la filosofía de la marca. El juguete convertido en compañero del bebé/niño, campo de experimentación y aprendizaje, multiplicador creativo y sostenible.

 

Erwan Boroullec, en la conferencia a la que asistimos y que abrió la exposición “Francia Diseña Hoy” en La Central de Diseño del Matadero de Madrid, nos contaba como en el inicio de sus proyectos, trataban de utilizar la mirada del niño, buscando en el propio azar del proceso, las claves para el diseño de objetos cuya función emergía después.

 

Gianni Rodari, el famoso pedagogo italiano que colaborara en tantas ocasiones con Bruno Munari, en su famoso libro “Gramática de la Fantasía”, planteaba dos instrumentos básicos para la construcción de un cuento infantil: la “mudanza sistemática”, el situar un objeto o situación en un entorno que a priori no le correspondería, y el “binomio fantástico”, la combinación de un elemento y una acción en principio antagónicas. He ahí nuestra línea de partida.

 

El espacio que ocupan los niños en la casa no sólo es un territorio de juego sino un lugar mucho más complejo, donde se construyen pequeñas historias que forjan el carácter. Los objetos que construyen su mundo son una puerta abierta a la imaginación.

Cómo ya dijo Lady Allen of Hurtwood, “más vale un brazo roto que un espíritu amoratado.”

Alberto Marcos, Director del Master de Diseño de producto y espacio infantil en el IED de Madrid presentó el día 28 de Noviembre su ponencia "Playtime, Territorios de Juego" describiendo su experiencias en la enseñanza del diseño del espacio y el producto infantil, dentro de los encuentros de enseñanza y diseño de la Tercera Bienal iberoamericana de diseño BID 12 en La Central de Diseño en el Matadero de Madrid.

Cómo ya dijo Lady Allen of Hurtwood, “más vale un brazo roto que un espíritu amoratado.”  

El 19 de Octubre del 2006, a las nueve horas menos nueve minutos, nacía mi primera hija Siena. Después diseñé una cuna, que fue el principio de la marca internacional de mobiliario infantil ninetonine, donde soy director creativo y diseñador ocasional. La mesa Deskhouse, presentada en el Salone Satellite de la Feria del Mueble de Milán en el 2009, se ha convertido en el bestseller de la marca, y se vende en más de veinte países. Las mesas de ninetonine pueden encontrarse en lugares como el Museo Picasso de Málaga o la Alhóndiga de Bilbao. Ese fue el arranque de mi relación con el diseño infantil, y la razón por la que comenzó a interesarme la educación en el diseño relacionado con los niños.

 

El mundo de los niños, territorio fascinante para la creación, se está convirtiendo cada vez más en un campo de experimentación fértil y con grandes posibilidades creativas y de mercado. Espacios que antes sólo pertenecían a los adultos, se pueblan cada vez más de territorios para niños. Tiendas, aeropuertos, restaurantes, salas de espera de clínicas y consultorios, parques y calles se convierten en oportunidades para el diseño infantil.

 

Se mostrarán los trabajos de los alumnos del IED de Madrid tanto en el master intensivo de mobiliario, como en el Product Design Lab y el Master de diseño infantil, (2011-2012).

 

En el Master de Diseño de Producto y Espacio Infantil que dirijo, los alumnos se sumergen en el fascinante mundo de la infancia. El diseño nace de la narración de una historia que desde la memoria de la experiencia particular del espacio habitacional de la infancia, articula el proceso de definición y diseño del mundo infantil. Desde la percepción del color a la historia del juguete, desde la psicología al mundo de la ilustración, atravesando paisajes de creatividad aplicada, cultura del proyecto, mobiliario, iluminación, acústica, materiales y procesos de producción entre otros. Diseñadores, arquitectos y profesionales de la talla de Marre Moerel, Pedro Feduchi o Picado/deBlas, han impartido workshops en los que se han explorado procesos de diseño divergentes. También viajamos a la Feria del mueble de Milán, donde pudimos ver los muebles infantiles de los alumnos Fukuroo del master intensivo de mobiliario –proyecto infantil, en el Salone Satellite, entre los productos de los mejores diseñadores del momento. El proyecto Final de Master fue un case study real para la empresa Baby Deli, que propuso incorporar a su catálogo de propuestas, una colección propia de juguetes acorde a la filosofía de la marca. El juguete convertido en compañero del bebé/niño, campo de experimentación y aprendizaje, multiplicador creativo y sostenible.

 

Erwan Boroullec, en la conferencia a la que asistimos y que abrió la exposición “Francia Diseña Hoy” en La Central de Diseño del Matadero de Madrid, nos contaba como en el inicio de sus proyectos, trataban de utilizar la mirada del niño, buscando en el propio azar del proceso, las claves para el diseño de objetos cuya función emergía después.

 

Gianni Rodari, el famoso pedagogo italiano que colaborara en tantas ocasiones con Bruno Munari, en su famoso libro “Gramática de la Fantasía”, planteaba dos instrumentos básicos para la construcción de un cuento infantil: la “mudanza sistemática”, el situar un objeto o situación en un entorno que a priori no le correspondería, y el “binomio fantástico”, la combinación de un elemento y una acción en principio antagónicas. He ahí nuestra línea de partida.

 

El espacio que ocupan los niños en la casa no sólo es un territorio de juego sino un lugar mucho más complejo, donde se construyen pequeñas historias que forjan el carácter. Los objetos que construyen su mundo son una puerta abierta a la imaginación.

 

El 19 de Octubre del 2006, a las nueve horas menos nueve minutos, nacía mi primera hija Siena. Después diseñé una cuna, que fue el principio de la marca internacional de mobiliario infantil ninetonine, donde soy director creativo y diseñador ocasional. La mesa Deskhouse, presentada en el Salone Satellite de la Feria del Mueble de Milán en el 2009, se ha convertido en el bestseller de la marca, y se vende en más de veinte países. Las mesas de ninetonine pueden encontrarse en lugares como el Museo Picasso de Málaga o la Alhóndiga de Bilbao. Ese fue el arranque de mi relación con el diseño infantil, y la razón por la que comenzó a interesarme la educación en el diseño relacionado con los niños.

 

El mundo de los niños, territorio fascinante para la creación, se está convirtiendo cada vez más en un campo de experimentación fértil y con grandes posibilidades creativas y de mercado. Espacios que antes sólo pertenecían a los adultos, se pueblan cada vez más de territorios para niños. Tiendas, aeropuertos, restaurantes, salas de espera de clínicas y consultorios, parques y calles se convierten en oportunidades para el diseño infantil.

 

Se mostrarán los trabajos de los alumnos del IED de Madrid tanto en el master intensivo de mobiliario, como en el Product Design Lab y el Master de diseño infantil, (2011-2012).

 

En el Master de Diseño de Producto y Espacio Infantil que dirijo, los alumnos se sumergen en el fascinante mundo de la infancia. El diseño nace de la narración de una historia que desde la memoria de la experiencia particular del espacio habitacional de la infancia, articula el proceso de definición y diseño del mundo infantil. Desde la percepción del color a la historia del juguete, desde la psicología al mundo de la ilustración, atravesando paisajes de creatividad aplicada, cultura del proyecto, mobiliario, iluminación, acústica, materiales y procesos de producción entre otros. Diseñadores, arquitectos y profesionales de la talla de Marre Moerel, Pedro Feduchi o Picado/deBlas, han impartido workshops en los que se han explorado procesos de diseño divergentes. También viajamos a la Feria del mueble de Milán, donde pudimos ver los muebles infantiles de los alumnos Fukuroo del master intensivo de mobiliario –proyecto infantil, en el Salone Satellite, entre los productos de los mejores diseñadores del momento. El proyecto Final de Master fue un case study real para la empresa Baby Deli, que propuso incorporar a su catálogo de propuestas, una colección propia de juguetes acorde a la filosofía de la marca. El juguete convertido en compañero del bebé/niño, campo de experimentación y aprendizaje, multiplicador creativo y sostenible.

 

Erwan Boroullec, en la conferencia a la que asistimos y que abrió la exposición “Francia Diseña Hoy” en La Central de Diseño del Matadero de Madrid, nos contaba como en el inicio de sus proyectos, trataban de utilizar la mirada del niño, buscando en el propio azar del proceso, las claves para el diseño de objetos cuya función emergía después.

 

Gianni Rodari, el famoso pedagogo italiano que colaborara en tantas ocasiones con Bruno Munari, en su famoso libro “Gramática de la Fantasía”, planteaba dos instrumentos básicos para la construcción de un cuento infantil: la “mudanza sistemática”, el situar un objeto o situación en un entorno que a priori no le correspondería, y el “binomio fantástico”, la combinación de un elemento y una acción en principio antagónicas. He ahí nuestra línea de partida.

 

El espacio que ocupan los niños en la casa no sólo es un territorio de juego sino un lugar mucho más complejo, donde se construyen pequeñas historias que forjan el carácter. Los objetos que construyen su mundo son una puerta abierta a la imaginación.